lunes, 31 de diciembre de 2012

Momentos críticos para Venezuela: empeora la salud del caudillo bolivariano.

 La noticia de que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, presenta “nuevas complicaciones” y se encuentra en un estado de salud “delicado”, comunicada el domingo en cadena nacional por el vicepresidente Nicolás Maduro desde La Habana, despertó aún más preocupación en el país y en la región. 

 El agravamiento de la salud del bolivariano llevó a la suspensión este lunes de los festejos públicos de fin de año en Caracas y sembró la angustia entre sus partidarios, que llenaron las redes sociales de mensajes de ánimo. 

 Según informó el ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, las autoridades de la capital invitaron a "las familias caraqueñas y a las venezolanas en general a esperar el año nuevo reunidas en cada hogar en una oración de fe y esperanza” por el presidente. 

 "No sé qué pasará con Chávez, pero nunca habíamos pasado una Navidad así, sólo Dios sabe qué pasará con él y nosotros", lamentó Miguel Enrique, un jubilado 70 años del este de Caracas que estaba a punto de entrar en misa. 

 En Twitter, etiquetas como #FuerzaChávez se convirtieron en trending topic, impulsadas por los seguidores chavistas y funcionarios del Gobierno venezolano. "Digo a los 4 vientos y hoy más que nunca estoy convencida que el tiempo de Dios es perfecto. Chávez una vez más vencerá", escribió Teresa Maniglia, directora de Prensa Presidencial. 

 Sin embargo, a juzgar por el mensaje de Maduro, la situación de Chávez es compleja, lo que reaviva el debate acerca de si el presidente podrá asumir su nuevo mandato al frente del Poder Ejecutivo, aunque no sea en la fecha original del 10 de enero. 

 Pese al mensaje transmitido en cadena nacional, es poca la información pública sobre la salud del bolivariano. Debido al hermetismo oficial, no se sabe qué tipo de cáncer padece, ni en qué etapa se encuentra avanzado. 

 Este silencio ha provocado la proliferación de todo tipo de rumores. Uno de los más recientes es que, además de problemas respiratorios, Chávez estaría presentando fallas renales, como complicación del cáncer que padece desde hace un año y medio. 

 El mandatario fue operado el 11 de diciembre en La Habana, Cuba, donde permanece internado desde entonces. No ha aparecido públicamente, aunque se dirigió a la ciudadanía mediante comunicados escritos. 

 "Hemos decidido permanecer en las próximas horas en La Habana acompañando al comandante y a su familia, muy atentos al proceso de evolución", indicó Maduro, el domingo por la noche, en compañía de la hija mayor de Chávez, Rosa Virginia, el ministro de Ciencia y Tecnología y yerno del mandatario, Jorge Arreaza, y la procuradora de la República, Cilia Flores. 

 "Confiamos en que la avalancha mundial de amor y solidaridad hacia el comandante Chávez junto a su inmensa voluntad de vida y el cuidado de los médicos especialistas ayudarán a nuestro presidente a librar con éxito esta nueva batalla", agregó Maduro. 

 Poco después de la conferencia de Maduro, el ministro Villegas rechazó en el canal oficial VTV la información sobre la supuesta muerte del mandatario: "¿Ustedes pueden imaginar que la hija pudiese estar sentada en esa alocución, serena (...), si eso hubiese sucedido?". 

 No obstante, tanto Venezuela como la región y el resto de los países del mundo se mantienen en vilo por la salud de Chávez. En distintas oportunidades, mandatarios como Evo Morales de Bolivia, Rafael Correa de Ecuador y José Mujica de Uruguay expresaron su solidaridad con su par venezolano.

Fuente: infobae.com

La crisis también golpea a Alemania: miles de ciudadanos en el umbral de la pobreza.

 Miles de familias desahuciadas. Suicidios ante el temor de quedarse sin un techo. Ira popular desatada por el flagelo de los desalojos y vertida en las calles de toda España, que le costó la integridad a muchos de los que se enfrentaron a los policías durante las protestas.

 Todo ello tiñó de negro prácticamente cada día del calendario 2012 en el país ibérico. No hubo solución para los desahucios, pese a las promesas rotas de Mariano Rajoy y los esfuerzos del poder europeo. Sin embargo, al exigir mayor rigidez de los países del sur de Europa la principal institutriz de las medidas de austeridad, Angela Merkel, parece que ha olvidado echar un vistazo al estado de su propia economía.

 Los financistas alemanes hacen un resumen de 2012 poco alentador. El impacto de la crisis en la economía germana, considerada como un patrón de referencia para toda la Unión Europea, ha dejado por debajo del umbral de la pobreza a un alarmante número de personas. Para entrar en este club, basta con ser víctima de los despidos masivos.

 "Durante los años que usted estaba trabajando, empezó a demandar cosas: un buen apartamento, un coche, un seguro, créditos... Y de repente le despiden, pero usted quiere vivir como antes. No le basta la prestación por desempleo y usted acaba endeudado", dice el financista Hans Ulrich Fitz, de la agencia Creditreform.

 Las calles alemanas están llenas de ejemplos. Angela Wolf es una de ellas, al entrar en su vivienda social en vísperas del nuevo año en vez de regalos les lleva a sus dos hijos una mala noticia: probablemente la ola de desahucios alcanzará su casa. Angela está desempleada y no tiene dinero para pagar el alquiler. A golpe de mazo, un juez la etiquetó de "insolvente".

 "No vamos al cine, a ninguna parte. Siempre estamos en casa. Es difícil entenderlo para los niños. Ellos ven cómo viven sus compañeros, como van al mar en verano. Ni hablar de lo que puedo permitirme para mí misma", lamenta Angela.


 Angela, estadounidense de nacimiento, abandonó su país natal y cruzó el Atlántico por amor. Hace 12 años que cambió el sueño americano por el sueño alemán, sin imaginarse que su vida se acercaría a un punto tan crítico: un divorcio, 40.000 euros de deudas, el celular bloqueado y muchas probabilidades de ser desahuciada.

 "¿Trabajar? Me encantaría tener un trabajo. Aunque sea en una profesión diferente. Pero no puedo encontrar empleo sin titulación alemana y para recibirla, tienes que pagar. ¿Cómo lo voy a hacer?", concluye Angela Wolf.

Además de Angela, cerca de medio millón de alemanes reciben el año nuevo con los monederos vacíos y las esperanzas rotas. La mayor agencia financiera de Alemania publica anualmente el atlas de los endeudados del país. En el mapa marcan con color rojo las regiones en las que una de cada cinco familias se encuentra en el pozo de las deudas.

 "Los alemanes tienen la tradición de ahorrar lo máximo posible para los días malos. Pero la diferencia entre la capa de la sociedad más rica y la más pobre se hace más y más visible", opina el financista Ulrich Fitz.

 Si hay una profesión en esta época de crisis que goza de demanda en el mercado laboral, es la de los consultores de deudas. Agencias así se encuentran por toda Alemania ofreciendo consejos, pero no el dinero para pagar las deudas. Los más de 6 millones de alemanes calificados como "insolventes" por las agencias hacen pensar que el patrón de referencia para Europa ya está desgastado y en 2013 el continente tendría que dedicarse a buscar uno nuevo.

Fuente RT

Intervencionismo yanqui en latinoamerica: nuestros pueblos todavía están a tiempo de sacarlos a empujones.

 Desde hace ya varios años los Estados Unidos, no solo intervienen política y económicamente en la vida de los países latinoamericanos, sino que además se suma la intervención militar, con adiestramientos y ejercicios en toda América Latina, la venta de armas, la instalación de sistemas de vigilancia y espionaje, incluida instalación de bases militares, a cargo de un Comando especial de las Fuerzas Armadas estadounidenses, encargado de controlar las acciones militares de medio continente.

 Ante el silencio de la prensa mundial, los Estados Unidos de Norteamérica, han comenzado a militarizar todo el continente, para que en un futuro cercano, pueda controlar la totalidad de la región, adueñarse de sus grandes recursos naturales y defender los intereses de las grandes empresas.

 El poderoso Imperio, conoce los graves problemas que vendrán por el cambio climático, y busca un nuevo hogar, y para ello cuenta con un gran potencial militar, y una estructura bien organizada de poder político y económico, que lleva lentamente a la disolución de las naciones libres del continente.

 El SOCSOUTH (Special Operations Command South), es responsable de todas las actividades del Comando Sur en el teatro de operaciones, con excepción de las oficinas de espionaje e inteligencia. 

 Se ubica y opera desde la Estación Naval "Roosevelt Roads", en Puerto Rico. El SOCSOUTH, está compuesto por las siguientes unidades: "Compañía C", 3er Batallón, 7mo Grupo Fuerzas Especiales Aéreas; Unidad Especial Naval CUATRO, y "Compañía D", 160ta Regimiento Aéreo Especial.

 El SOCSOUTH, organiza mas de 200 operaciones especiales anuales en toda la región, que incluye las actividades y ejercicios que se realizan con los países de la región, como el CABAÑAS, UNITAS, etc.

 El SOUTHCOM, dice que sus objetivos son la eliminación de las drogas, contrainsurgencia, asistencia a las naciones, profesionalismo militar, e implementación de programas.

Sin embargo, si observamos nos daremos cuenta que:

- Las drogas, son avaladas por Estados Unidos y son ellos quienes permiten en América Latina su circulación y en territorios como Colombia, se convierten en la excusa perfecta para intervenir militarmente, que aunque hace ya años que están dichas fuerzas, no han reducido considerablemente a las  FARC ni la amenaza de la droga en los países latinos, como veremos a continuación.

- La asistencia a las naciones y la contribución a su desarrollo social y económico es contradictorio, ya que es Estados Unidos es quien no permite avanzar a las naciones, implementando falsas deudas externas, y manejos políticos para desarmar y saquear la estructura de los Estados. Y aquella nación que consigue un importante avance económico o tecnológico, es amenazado con una intervención militar, con la excusa de "amenaza para la región", tal como pasa hoy día con Irán.

Nada podría hacer el imperialismo yanqui
sino tuviera la ayuda de politicos traidores
y cipayos que se enriquecen traicionando
a los pueblos que dicen representar con dignidad.
 En sí, la verdadera razón por la cual interviene Estados Unidos es la mencionada anteriormente y la que ellos mismos difunden: defender sus intereses y eliminar cualquier tipo de amenazas que ponga en riesgo su bienestar.

 Para este fin, el gobierno de los Estados Unidos invierte anualmente, más de 18 mil millones de dólares, que supuestamente son destinados a la lucha contra las drogas.

 En "Quarry Heights", Panamá, el Comando  Sur, se ha establecido con una base, compuesta por las 4 fuerzas mencionadas antes (Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Marines), donde cada fuerza posee una "pequeña" guarnición de hombres y aparatos, para desplazarse por la región. El número de personal militar en la base de Panamá es de 10.000 hombres y de 7.500 civiles, tres cuartos de ellos panameños.

 En una segunda parte veremos las bases militares del imperio yanqui en la región, que amenazan seriamente la sagrada soberanía de los países latinoamericanos y el reciente proceso de liberación que iniciaron las izquierdas de la región.

Fuente: www.malvinense.com.ar

Representantes del Parlamento iraní insisten en que Washington utiliza todos los métodos para mantener su influencia en la región.

 A EE.UU. no le conviene la independencia de América Latina, afirman representantes del Parlamento iraní que hacen hincapié en que la república islámica no escatimará esfuerzos por "la emancipación de los pueblos revolucionarios" de esta región.

 Según el vicepresidente de la Comisión de Seguridad Nacional y Política Exterior de la Asamblea Consultiva Islámica, Ahmad Reza Dastgheyb, EE.UU. “está adoptando todas las medidas para lograr sus propios intereses” en Latinoamérica.

 El legislador iraní censuró la postura de Washington en América Latina y dijo que hoy en día su gente ya no está de acuerdo con que EE.UU. continúe con sus políticas ambiciosas en la región.

 Irán es una fuente de inspiración para Latinoamérica en la “búsqueda de la libertad, pensamientos revolucionarios y antiimperialistas”, dijo Dastgheyb. “Esto es insoportable para EE.UU.”, agregó.

 Este viernes el presidente estadounidense, Barack Obama, aprobó una ley orientada a entorpecer las crecientes relaciones entre América Latina e Irán.

 La ley Countering Iran in Western Hemisphere, insta al Departamento de Estado a elaborar en 180 días una estrategia para frenar la “creciente presencia y actividad hostil” de la República Islámica en los países latinoamericanos.

 En los últimos años Irán ha incrementado las relaciones con los países de América Latina y señala que es una de las estrategias principales de su política exterior.

 Cabe señalar que los grandes Estados de la región también han mejorado sus relaciones con Teherán, mientras que sus conexiones diplomáticas con EE.UU. han disminuido en un intento por poner fin a su dependencia de Washington.

 La creciente popularidad de Irán en América Latina ha despertado las preocupaciones de la Casa Blanca, que considera la región su zona de influencia.

Fuente RT

Congresistas yanquis pedirán la dimisión de Obama si se interviene en Siria: consideran que una operación militar en ese país es igual de innecesaria que la guerra en Irak, Afganistán y Libia.

 Varios miembros del Congreso estadounidense han amenazado al presidente Barack Obama con plantear su destitución en el caso de que involucre al país en una guerra en Siria.

 “Creo que debería haber una discusión sobre la destitución” del presidente, dijo el congresista republicano Walter Jones en una conferencia de la revista ‘Executive Intelligence Review’ contestando a la pregunta sobre las posibles consecuencias de una intervención militar en Siria no autorizada por el Congreso.

 “Respeto al presidente Obama”, resaltó Jones. “Pero quiero que mi presidente, sea demócrata o republicano, entienda su responsabilidad antes de enviar a nuestros hijos a la muerte”. 

 Los legisladores y veteranos que participaron en la conferencia recordaron que el Gobierno de EE.UU. ya había empezado operaciones militares en el extranjero, como en Libia, sin establecer consultas previas con el Congreso, un hecho que es considerado inconstitucional. “Queremos recordarles que el poder de declarar la guerra recae en el Congreso de Estados Unidos”, añadió Jones.

 De hecho, las preocupaciones por el presunto uso de las armas químicas por parte de Bashar al Assad en Siria son comparables con los “llamamientos a emprender una guerra contra Irak” para acabar con sus “armas de destrucción masiva”, cuya existencia nunca se pudo demostrar. 

 En 2011, la intervención en Libia no autorizada por el Congreso, donde también los rebeldes luchaban contra las fuerzas gubernamentales, fue otro motivo de indignación entre varios legisladores. “Admito que [el gobernante libio] Muammar Gaddafi era una persona mala. Debía ser derrocado, pero no por nuestro país y no bombardeando el país”, declaró Jones.   

 El teniente coronel retirado Anthony Schafer apuntó que en algún momento Libia incluso “ayudó en la guerra contra el terrorismo” antes de que EE.UU. decidiera que “llegó el momento de destruirlo todo. Dejamos al país sumido en el caos”.



Foto de arriba:  El rey de Arabia Saudí, Abdolá bin Abdolaziz, ha pedido a Barack Obama, una intervención militar en Siria, reveló el semanario palestino Al-Menar.

 Ahora, en su retórica sobre el asunto, la Administración de Obama sostiene que “la intervención  llevaría a una rápida caída del régimen de Al Assad y luego se instalaría un Gobierno amistoso [para EE.UU.]. Pero nadie sabe si eso será así”, advirtió el coronel retirado Patrick Lang. 

 “No tenemos ni idea de las consecuencias. Podría ser una larga guerra regional. Podría ser algo aún más peligroso” porque “el Gobierno de Al Assad no está a punto de caer” mientras países como Rusia, China e Irán se oponen a la intervención militar.

 Otro aspecto peligroso de la potencial caída de Al Assad es que no está claro quiénes lo sucederán. El coronel Lang indicó que entre la milicia armada siria hay grupos terroristas como Yabat al Nusra, relacionados con Al Qaeda.

 La conclusión a la que llegó el congresista Walter Jones es que “la guerra de Irak fue innecesaria. La continuación de la operación en Afganistán es innecesaria y tampoco tenemos que meternos en el asunto sirio” si no es por la vía diplomática.

Fuente RT

domingo, 30 de diciembre de 2012

Respuesta a la izquierda anti-antiguerra: ¿Derecho de injerencia o derecho internacional?

 Desde los años 1990, y sobre todo después de la guerra de Kosovo, en 1999, los adversarios de las intervenciones occidentales y de la OTAN han tenido que enfrentar lo que pudiéramos llamar una izquierda (y una extrema izquierda) anti-antiguerra, en la que se inscriben la socialdemocracia, los Verdes y la mayor parte de la izquierda «radical» (como el Nuevo Partido Anticapitalista [1], diferentes grupos antifascistas, etc.) [2]. Es una izquierda que no se declara abiertamente favorable a las intervenciones militares y que a veces llega a criticarlas (aunque en general, critica únicamente las tácticas aplicadas y las intenciones, vinculadas al petróleo o de orden geoestratégico, atribuidas a las potencias occidentales), pero que dedica la mayor parte de sus energías a «advertir» contra las supuestas derivas del sector de la izquierda que se mantiene firmemente opuesto a esas intervenciones.

 Esa izquierda anti-antiguerra nos llama a apoyar a las «víctimas» en contra de los «verdugos», a ser «solidarios con los pueblos en contra de los tiranos», a no ceder ante un «antiimperialismo», un «antiamericanismo» o «antisionismo» simplificadores y, sobre todo, a no convertirnos en aliados de la extrema derecha. Después de los albaneses de Kosovo –en 1990–, nos ha dicho que «tenemos que proteger» sucesivamente a las mujeres afganas, a los kurdos iraquíes y, más recientemente, a los pueblos de Libia y de Siria.

 No se puede negar que esa izquierda anti-antiguerra ha resultado extremadamente eficaz. La guerra contra Irak, presentada como la lucha contra una amenaza imaginaria, suscitó una oposición pasajera, pero sólo ha habido una débil oposición en las filas de la izquierda ante las intervenciones presentadas como «humanitarias», como la de Kosovo, los bombardeos contra Libia o la actual injerencia en Siria. Toda reflexión sobre la paz o el imperialismo ha sido simplemente barrida por la invocación del «derecho de injerencia», de la «responsabilidad de proteger» o del «deber de acudir en ayuda de un pueblo en peligro».

 Una extrema izquierda nostálgica de las revoluciones y las luchas de liberación nacional tiende a analizar cualquier conflicto interno en determinado país como una agresión de un dictador contra su pueblo oprimido que aspira a la democracia. La interpretación, compartida por la izquierda y la derecha, sobre la victoria de Occidente en la lucha contra el comunismo ha tenido un efecto similar.

 ¿Quién es ese «nosotros» al que se llama a «proteger e intervenir»?

 La ambigüedad fundamental del discurso de la izquierda anti-antiguerra reside en saber quién es ese «nosotros» que debe proteger, intervenir, etc. Si se trata de la izquierda occidental, de los movimientos sociales o las organizaciones de defensa de los derechos humanos, habría que hacerles la misma pregunta que hizo Stalin al referirse al Vaticano: «¿Con cuántas divisiones cuentan ustedes?» Efectivamente, todos los conflictos en los que se supone que «nosotros» debemos intervenir son conflictos armados. Intervenir significa entonces intervenir militarmente. Y para intervenir militarmente, hay que disponer de medios militares.

 Medios que, evidentemente, la izquierda europea no tiene a su disposición. Podría recurrir cuando más a los ejércitos europeos, en vez de recurrir a las fuerzas armadas de Estados Unidos. Pero los ejércitos europeos nunca intervienen sin un apoyo masivo de Estados Unidos, lo cual implica que el verdadero mensaje de la izquierda anti-antiguerra es el siguiente: «Señores americanos, ¡hagan la guerra, no el amor!» Peor aún, dado que después de su debacle en Afganistán e Irak los estadounidenses no van a arriesgarse a mandar fuerzas terrestres, lo que se le pide a la US Air Force, y únicamente a ella, es que bombardee a los países violadores de los derechos humanos.

 Se puede argumentar, por supuesto, que el porvenir de los derechos humanos debe ponerse en manos del gobierno de Estados Unidos y depender de su buena voluntad, de sus bombarderos y de sus drones. Pero lo importante es entender que ese es el verdadero significado de los llamados a la «solidaridad» y las exhortaciones de «apoyo» a los movimientos secesionistas o rebeldes implicados en las luchas armadas. Esos movimientos, en efecto, no tienen ninguna necesidad de eslóganes coreados en «manifestaciones de solidaridad» en Bruselas o en París y no es eso lo que piden. Lo que quieren es armamento pesado y bombardeos contra sus enemigos y eso sólo puede proporcionarlo Estados Unidos.

 Si fuese honesta, la izquierda anti-antiguerra tendría que asumir esa opción y llamar abiertamente a Estados Unidos a bombardear allí donde se violen los derechos humanos. Pero tendría que asumir esa opción hasta sus últimas consecuencias. O sea, reconocer que la clase política y militar que supuestamente debe salvar a los pueblos «victimas de sus tiranos» es precisamente la misma que desató la guerra contra Vietnam, que impuso el embargo y las guerras contra Irak, la misma que impone sanciones arbitrarias contra Cuba, contra Irán y contra todos los países que le desagradan mientras que sostiene a toda costa a Israel, la misma que se opone por todos los medios –incluyendo los golpes de Estado– a todos los reformadores surgidos en América Latina –desde Arbenz hasta Chávez, pasando por Allende, Goulart y tantos otros– y que explota desvergonzadamente los recursos y trabajadores en todas partes del mundo. Hace falta una enorme cantidad de buena voluntad para ver en esa clase política y militar el instrumento de la salvación de las «víctimas». Sin embargo, eso es, en la práctica, lo que predica la izquierda anti-antiguerra ya que, debido a la correlación mundial de fuerzas, no existe ninguna otra instancia capaz de imponer su voluntad por medios militares.

 Por supuesto, el gobierno de Estados Unidos apenas sabe de la existencia la izquierda anti-antiguerra. Cuando Washington decide si se mete o no en una guerra lo hace únicamente en función de sus propias posibilidades de éxito, de sus propios intereses, de la oposición interna y externa a la guerra, etc. Y cuando desencadena una guerra, Washington quiere ganarla cueste lo que cueste. Así que no tiene ningún sentido pedirle a Washington que solamente emprenda intervenciones buenas, únicamente contra los malos de verdad y con medios amables que garanticen las vidas de civiles e inocentes.

 Quienes llamaron a la OTAN a «mantener los progresos de las mujeres afganas», como hizo Amnesty International USA en la reunión de la OTAN en Chicago [3], de hecho están llamando a Estados Unidos a intervenir militarmente y, entre otras cosas, a bombardear a los civiles afganos y a enviar drones a violar el espacio aéreo de Pakistán. Y no tiene ningún sentido pedir a Estados Unidos que proteja y que no bombardee, porque eso va en contra del modo de funcionamiento de los ejércitos.

 Uno de los temas favoritos de la izquierda anti-antiguerra es llamar a quienes se oponen a las guerras a no «apoyar a los tiranos», en todo caso a no apoyar al tirano del país atacado. El problema es que toda guerra exige un masivo esfuerzo de propaganda, y que esta última se basa en la demonización del enemigo, sobre todo de su dirigente. Para oponerse eficazmente a esa propaganda, no se puede hacer otra cosa que denunciar las mentiras de la propaganda, contextualizar los crímenes del enemigo y compararlos a los de nuestro propio bando. Tarea necesaria pero ingrata y arriesgada para quien la realiza ya que el menor error le valdrá eternos reproches, mientras que las mentiras de la propaganda de guerra siempre se olvidan al término de las operaciones.

 Ya en tiempos de la Primera Guerra Mundial, Bertrand Russel y los pacifistas británicos eran acusados de «apoyar al enemigo», sin tener en cuenta que si se dedicaban a desmontar la propaganda de los Aliados no era porque les gustara el Káiser si no porque defendían la paz. La izquierda anti-antiguerra adora denunciar «el doble rasero» de los pacifistas coherentes que denuncian los crímenes de su propio bando pero que contextualizan o refutan los crímenes atribuidos al enemigo del momento (Milosevic, Kadhafi, Assad, etc.). Pero ese «doble rasero» no es otra cosa que el resultado de una opción deliberada y legítima: la de luchar contra la propaganda de guerra allí donde nos encontramos, o sea en Occidente, propaganda que a su vez se basa en una demonización constante del enemigo atacado y en la idealización de quienes lo atacan.

 La izquierda anti-antiguerra no goza de la menor influencia sobre la política estadounidense, lo cual no quiere decir que carezca de efectos. Por un lado, su retórica insidiosa ha permitido neutralizar todo movimiento pacifista o antiguerra, pero también ha hecho imposible toda posición independiente de parte de un país europeo, como la de la Francia de De Gaulle, o al menos como la de la Francia de Jacques Chirac o la Suecia de Olof Palme. Hoy en día ese tipo de posición se vería inmediatamente bajo el fuego de la izquierda anti-antiguerra, que dispone de una resonancia mediática considerable y que tildaría esa actitud de «apoyo al tirano», de política digna de la época del Pacto de Múnich y de «crimen de indiferencia».

 Lo que ha logrado la izquierda anti-antiguerra es destruir la soberanía de los europeos ante Estados Unidos y liquidar toda posición de izquierda independiente ante las guerras y el imperialismo. También ha llevado a la mayoría de la izquierda europea a adoptar posiciones que contradicen por completo las de la izquierda latinoamericana y a erigirse en adversaria de países que, como China y Rusia, están tratando –de forma totalmente justificada– de defender el derecho internacional.

 Una extraña característica de la izquierda anti-antiguerra es que siempre es ella la primera en denunciar las revoluciones del pasado como acontecimientos que condujeron al totalitarismo (Stalin, Mao, Pol Pot, etc.) y que constantemente nos advierte contra la repetición de los «errores» cometidos por la izquierda de aquellos tiempos al respaldar a los dictadores. Sin embargo, ahora que la revolución es cosa de los islamistas se supone que tenemos que aplaudir y creer que todo va a ir bien. ¿Y si la «enseñanza que tenemos que sacar del pasado» fuese más bien que las revoluciones violentas, la militarización y la injerencia extranjera no eran la única ni la mejor manera de realizar cambios sociales?

 En vez de reclamar intervenciones, 
exijamos el estricto respeto del derecho internacional.

 A veces se nos responde que hay actuar «con urgencia» (para salvar a las víctimas). Aún admitiendo ese punto de vista, lo cierto es que después de cada crisis la izquierda no ha emprendido ninguna reflexión sobre cómo llegar a una política diferente, que no consista en el respaldo a la intervención militar. Una política de ese tipo exigiría un viraje de 180 grados en relación con la política que predica la izquierda anti-antiguerra. En vez de reclamar más intervenciones, tendríamos que exigir a nuestros gobiernos el estricto respeto del derecho internacional, de la no injerencia en los asuntos internos de los Estados y la sustitución de la confrontación por la cooperación. La no injerencia es mucho más que la simple no intervención en el plano militar. Incluye también la no injerencia en el plano diplomático y en el plano económico: cero sanciones unilaterales, cero amenazas durante las negociaciones y aplicación estricta del principio de igualdad de tratamiento para todos los Estados.

 En vez de «denunciar» constantemente a los pérfidos dirigentes de países como Rusia, China, Irán o Cuba invocando los derechos humanos –como le encanta hacer a la izquierda anti-antiguerra– más bien tendríamos que oírlos, dialogar con ellos y poner sus puntos de vista políticos al alcance de la comprensión de nuestros conciudadanos.

 Por supuesto, esa política no resolvería los problemas de los derechos humanos en Siria ni en Libia ni en ninguna parte. Pero, ¿acaso se han resuelto hasta ahora? La política de injerencia está agravando las tensiones y la militarización mundial. Los países que se sienten amenazados por esa política, que son muchos, tratan de defenderse como pueden. Las campañas de demonización impiden las relaciones pacíficas entre los Estados, así como los intercambios culturales entre sus ciudadanos y también, de forma indirecta, el desarrollo de las ideas liberales que los partidarios de la injerencia dicen querer promover. A partir del momento en que la izquierda anti-antiguerra renunció a toda política alternativa a esa política, de hecho renunció a ejercer cualquier influencia sobre los problemas del mundo. Contrariamente a lo que afirma, no es cierto que con eso esté «ayudando a las víctimas». En realidad, no hace más que destruir aquí toda resistencia al imperialismo abriendo así el camino a los únicos que realmente actúan, que son a fin de cuentas los gobiernos estadounidenses. Confiarles el bienestar de los pueblos es una actitud absolutamente desesperada.

 Esa actitud es un aspecto de la reacción de la mayoría de la izquierda ante la «caída del comunismo», y esa reacción consiste en apoyar precisamente lo contrario de las políticas que siguieron los comunistas, sobre todo en materia de cuestiones internacionales, en las que toda oposición al imperialismo y toda forma de defensa de la soberanía internacional es considerada por la izquierda como una forma de arqueo-stalinismo.

 La política de injerencia es una política de derecha, al igual por cierto que la construcción de la Unión Europea, otro importante ataque contra la soberanía nacional. La primera respalda los intentos hegemónicos de Estados Unidos. La segunda apoya el neoliberalismo y la destrucción de los derechos sociales. Ambas se justifican en gran parte con discursos «de izquierda» que invocan los derechos humanos, el internacionalismo, el antirracismo y el antinacionalismo. En ambos casos, una izquierda desorientada por la desaparición del comunismo se ha refugiado en un discurso «humanitario» y «generoso», totalmente carente de análisis realista de la correlación mundial de fuerzas. Con esa izquierda, la derecha prácticamente no necesita ideología, le basta con invocar los derechos humanos.

 Sin embargo, esas dos políticas –la injerencia y la construcción europea– están hoy en un callejón sin salida: el imperialismo estadounidense enfrenta enormes dificultades, tanto en el plano económico como en el diplomático, y la política de injerencia encuentra la oposición de una gran parte del mundo. Ya casi nadie cree en otra Europa, en una Europa social, y la Europa que realmente existe, neoliberal (porque es la única posible), no entusiasma a los trabajadores.

 Por supuesto, esos fracasos benefician a la derecha y a la extrema derecha, pero es únicamente porque la mayor parte de la izquierda ha creído que el camino hacia la democracia pasa por el abandono de la defensa de la paz, del derecho internacional y de la soberanía nacional.

Fuentes: Red Voltaire y www.michelcollon.info

Por Jean Bricmont


[1] A propósito de esa organización, ver "Colonialiste d’«extrême gauche»?", de Ahmed Halfaoui,

[2] Por ejemplo, en febrero de 2011, en un volante distribuido en Toulouse (Francia) el tema de Libia y las amenazas de «genocidio» atribuidas a Kadhafi se abordaba en los siguientes términos: «¿Dónde está Europa? ¿Dónde está Francia? ¿Dónde está América [Estados Unidos]? ¿Dónde están las ONGs?» y «¿Es más importante el valor del petróleo y del uranio que el pueblo libio?» O sea, los autores del volante, firmado entre otras organizaciones por Alternativa Libertaria, Europa Ecología-Los Verdes, Izquierda Unitaria, Liga de Derechos Humanos, Lucha Obrera, Movimiento por la Paz (Comité 31), MRAP, NPA31, OCML-Vía Proletaria Toulouse, la organización local del Partido Comunista Francés, el Partido Comunista Tunecino, Partido de Izquierda 31, acusaban a los occidentales de no intervenir por razones de interés económico. ¿Qué habrán pensado los autores de ese volante cuando el Consejo Nacional de Transición libio prometió vender a Francia el 35% del petróleo libio? Independientemente de que se haya respetado o no esa promesa o de que el petróleo haya sido o no la verdadera causa de la guerra contra Libia.

[3] Ver, por ejemplo, Why I Had to Challenge Amnesty International-USA’s Claim That NATO’s Presence Benefits Afghan Women, de Jodie Evans.

Algo que los yanquis no van a poder concretar: Obama busca 'frenarle los pies' a Irán en América Latina.

 El presidente de EE.UU., Barack Obama, ha aprobado una ley orientada a entorpecer las crecientes relaciones entre América Latina e Irán.

 La ley Countering Iran in Western Hemisphere, que fue aprobada el viernes pasado, insta al Departamento de Estado a elaborar en 180 días una estrategia para frenar la “creciente presencia y actividad hostil de Irán” en los países de América Latina. 

 También la ley incorpora un gran plan que está previsto llevar a cabo en América Latina diseñado para aislar a la república islámica de sus aliados. La sub-comisión sobre terrorismo de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU. ya apoyó la medida en marzo. 

 Irán ha incrementado el número de embajadas en América Latina de las 5 en 2005 a 11 en 2012. El país busca ampliar sus relaciones con la región durante los últimos años y señala que es una de las estrategias principales de su política exterior. 

 Cabe decir que los grandes Estados del continente también han mejorado sus relaciones con Teherán, mientras que sus conexiones diplomáticas con EE.UU. han disminuido en un intento de poner fin a su dependencia de Washington. 

 La creciente popularidad de Irán en América Latina ha despertado las preocupaciones de la Casa Blanca, que considera la región su zona de influencia.

Información de RT


viernes, 28 de diciembre de 2012

La Marina de guerra iraní prueba el nuevo misil tierra-aire Ra'd: fue en el marco de los ejercicios navales Velayat 91.

 Un militar iraní de alto rango anunció que la Armada persa está planeando realizar el lanzamiento de prueba de su último misil superficie-aire de desarrollo nacional en los próximos días.

 El nuevo misil antiaéreo de medio alcance Ra'd ('trueno') será probado durante los ejercicios Velayat 91 de la Armada iraní, que se han iniciado este viernes, según el contraalmirante iraní, Amir Rastegar. 

 Durante las últimas maniobras, Velayat 90, celebradas en diciembre de 2011, la Marina de guerra probó con éxito su primer misil antirradar de desarrollo nacional: Mehrab ('altar'). 

 El comandante de la Armada, el almirante Habibollah Sayyari, dijo este viernes que la actual fase del ejercicio naval Velayat se llevará a cabo en el estrecho de Ormuz, en el mar de Omán, al norte del océano Índico, en el golfo de Adén y el estrecho de Bab-el-Mandeb (estrecho que enlaza el mar Rojo con el golfo de Adén). 

 Según el mando iraní, la flota que participa en las maniobras incluye distintas clases de submarinos pesados y ligeros, barcos de apoyo logístico, naves y fragatas de misiles, así como destructores Alborz y Sabalan. 

 Ante las incesantes amenazas de un posible ataque militar de EE.UU. e Israel, Irán realiza ejercicios militares regularmente, además de desarrollar nuevas armas e incrementar sus arsenales.

Fuente RT

Guerra global en los mercados: EE.UU. y la UE buscan crear una zona transatlántica de libre comercio.

 Estados Unidos y la Unión Europea volvieron a considerar la creación de una zona transatlántica de libre comercio para respaldar sus economías ante el crecimiento de países en desarrollo.

 En un ambiente completamente secreto Bruselas y Washington están elaborando una serie de acuerdos que uniría a sus economías, según fuentes diplomáticas europeas citadas por la agencia rusa Itar-Tass.

 “Occidente no intenta ceder sus posiciones, ni siquiera en parte, en la nueva economía global a los países en desarrollo con sus nuevos mercados, en particular al grupo BRICS", dijo una de las fuentes confirmando una iniciativa sin precedentes para formar un único mercado transatlántico.  

 Actualmente se discuten acuerdos sobre mercancías agrícolas, inversiones mutuas, la regulación fiscal y estandarización. 

 La idea de crear un mercado común no es nueva y pertenece a la canciller alemana Angela Merkel, quien la anunció por primera vez en 2007 pero se encontró con una amplia oposición en Washington.

 Expertos coinciden que a Europa y EE.UU. les preocupa el crecimiento económico de China e India.

 “El avance de los países en desarrollo implicará amenazas a su dominación económica. En su intenso despegue económico, China está cada vez más cerca del nivel tecnológico que posibilitará el desarrollo general de sus propias altas tecnologías. Si no le cierran acceso al mercado de los países desarrollados, los fabricantes europeos y estadounidenses perderán sus posiciones no solo en la producción electrónica o de mercancías de amplio consumo”, afirmó el analista de Zerich Capital Management, Nikolái Podlévskij.


Fuente RT

El único gobierno laico del mundo árabe, amenazado por las fuerzas especiales de EE.UU., Francia e Israel que se preparan para una intervención en Siria.

 Unidades de élite de las fuerzas armadas de Francia y EE.UU. están en la frontera de Jordania, preparándose para una posible intervención en Siria con el fin de evitar que las armas químicas caigan en manos de islamistas.

 Según el portal electrónico alemán 'Focus Online',  el mando de la Legión Extranjera francesa ha enviado reiteradamente en los últimos meses grupos de reconocimiento desde Jordania a Siria. 

 Para enmascarar su actividad, los integrantes de la Legión, presuntamente, están a cargo de la protección del centro médico para los refugiados ubicado en la  ciudad jordana de Al Mafraq, en el noreste de ese país árabe.

 Al mismo tiempo las fuerzas especiales Delta Force y Rangers están en alerta para participar en la operación en Siria, según el citado portal. 




 Además, las tropas de Sayeret Matkal, la unidad especial de las Fuerzas de Defensa, ya están infiltradas en territorio sirio.

 Israel y Occidente temen que varios grupos extremistas que forman parte de la insurgencia contra el Gobierno sirio puedan apoderarse de los arsenales químicos al derrocar el régimen. Tampoco descartan que las fuerzas gubernamentales puedan utilizar este tipo de armas contra la insurgencia a la que apoya Occidente. 


Fuente RT

jueves, 27 de diciembre de 2012

Las mayores economías subdesarrolladas aumentarán su presupuesto en la Organización de Naciones Unidas.

 Los países BRICS (Brasil, Rusia, China e India + Sudáfrica) aumentarán su contribución a las Naciones Unidas gracias a un acuerdo presupuestario para 2012-2013. Brasil es el país que aceptó el mayor incremento —un 82%— seguido por China y Rusia.

 El nuevo reparto busca que el mayor organismo de la integración mundial evite un brusco descenso de su presupuesto en caso de fuertes reducciones de las aportaciones de otros miembros. Además, facilitará que los países desarrollados como Alemania, Francia, Japón y el Reino Unido puedan reducir sus contribuciones.

 China abonará un 61% adicional, lo que eleva su parte en el presupuesto general del 3,2 al 5,1%. La segunda economía más grande superará así a Canadá e Italia, pero seguirá por debajo de los cinco mayores contribuyentes de la ONU, entre los que se encuentra Rusia desde la celebración de la primera Asamblea General; no obstante, a partir de este año Moscú contribuirá aún el 52% más respecto a los años anteriores.

 India aceptó una subida algo menor en el grupo: sus pagos crecerán un 24%. Y eso que el país aspira a conseguir un puesto permanente en el Consejo de Seguridad.

 En la sede de las Naciones Unidas en Nueva York consideran que el nuevo acuerdo presupuestario es representativo de los cambios que se están produciendo en la economía mundial. Así, el presupuesto ordinario oficial contará con 5.400 millones de dólares.

Fuente RT

miércoles, 26 de diciembre de 2012

La nueva guerra fría: La República Popular de China estará 'rodeada' por cazas yanquis para el año 2017.

 EE.UU. busca aumentar su presencia en la región de Asia-Pacífico en los próximos 5 años enviando sus aviones más avanzados a sus bases ubicadas alrededor de China, según los últimos informes del Pentágono.

 Las Fuerzas Aéreas estadounidenses comenzaron un programa de despliegue de escuadrones de tres tipos de aeronaves cerca del país oriental: bombarderos 'invisibles' B-2 y cazas multi-funcionales F-22 Raptor y F-35 Joint Strike Fighter.

 En junio, el Pentágono reveló sus planes para reestructurar las fuerzas militares del país y desplegar el 60% de sus aviones de combate en la región de Asia-Pacífico para 2017. Según el secretario de Defensa, Leon Panetta, la decisión no está destinada a intimidar a China, sino que es un intento de "asegurarse de que los recursos militares de EE.UU. se reparten por la zona en la que podrían ser más necesarios".

 "El creciente enfoque de EE.UU. en dicha región se interpreta por algunos como un desafío a China, pero yo rechazo esa visión por completo", dijo Panetta. No obstante, Panetta agregó que llevar a cabo despliegues de este tipo ayudará al país a “mantener su liderazgo y presencia militar en el mundo”.

 Las autoridades militares estadounidenses creen que los dos países están estrechamente vinculados en la esfera económica y otra Guerra Fría no entra en los planes de ninguna de las partes ni traería ningún beneficio para ellas. 

 Sin embargo, el Pentágono dejó claro que el programa de despliegue de estos cazas super-furtivos y super rápidos  que son los más caros del mundo, vuelve a poner de relieve el nuevo enfoque de la estrategia de seguridad y de política exterior de EE.UU. en Asia-Pacífico, región donde China está desarrollando avanzados sistemas de radares y medios antiaéreos.

 Una pregunta interesante que cabe hacerse es: ¿Que se espera entonces de las fuerzas armadas chinas para ese año, con respecto a acercarse más al territorio norteamericano?

Fuente RT

martes, 25 de diciembre de 2012

Cinco bombarderos de nueva generación Su-34 se incorporan a las Fuerzas Aéreas rusas: estos aviones son capaces de abatir a varios objetivos simultáneamente.

 La empresa Sukhoi ha entregado a las Fuerzas Aéreas rusas cinco nuevos aviones bombarderos multifuncionales destinados a una base aérea cerca de la ciudad rusa de Vorónezh.

 Los bombarderos Su-34 volaron más de 3.000 kilómetros desde la factoría en la que fueron fabricados en la ciudad siberiana de Novosibirsk, hasta Vorónezh. Pero este no es el límite de sus posibilidades: pueden cubrir hasta 4.000 kilómetros de distancia sin reabastecimiento de combustible y en cualquier situación meteorológica. 

 Por sus prestaciones de combate, el Su-34 pertenece a la generación de aviones denominada 4+. Sus características cumplen plenamente con los requisitos de las Fuerzas Aéreas rusas, confirmados durante las pruebas estatales que concluyeron en septiembre de 2011.

 El avión se caracteriza por sus altas prestaciones de maniobrabilidad y vuelo, los sistemas de puntería de largo alcance y los modernos sistemas de comunicación a bordo y de intercambio de información con las tropas terrestres y buques, así como entre aeronaves. También puede hacer fuego de manera simultánea sobre varios objetivos situados tanto en aire como en tierra.

 Anteriormente, el Ministerio de Defensa de Rusia informó que para el año 2020 hasta un 70% de la flota actual compuesta por los bombarderos Su-24 sería sustituida por los nuevos Su-34. De momento los desarrolladores del avión están mejorando la máquina y aumentando el confort en la cabina de pilotos.

Fuente RT

lunes, 24 de diciembre de 2012

La nueva OTAN rodea cada vez más a Irán a través de tratados militares y convenios de ventas de armamento pesado con los países del Golfo Pérsico.

 Mientras el Reino Unido habla de cooperación en defensa con los Emiratos Árabes Unidos (EAU), la creciente presencia de tropas británicas y de EE.UU. en el Golfo Pérsico podría ser parte de un plan para rodear a Irán y expandir la OTAN, opinan expertos.

 El primer ministro británico, David Cameron, anunció el viernes pasado su deseo de iniciar una cooperación en el área de defensa con los EAU que  podría implicar un contrato por hasta 60 aviones caza y un despliegue de más efectivos británicos en los países árabes.   

Gral. John Allen, uno de los 
máximos responsables de la OTAN.
El desastre que significa Afganistán
esta trayendo 
severos costos políticos 
al imperio yanqui invasor y bruscos
cambios en los puestos de mando.
 “No solo se trata de vender aviones Typhoon sino de una cooperación significativa en la defensa, que podría  llevar a un despliegue de más tropas británicas en el país”, dijo Cameron a los periodistas durante una visita a la principal base del Reino Unido en Afganistán.

 El analista político Patrick  Henningsen le dijo a RT que una de las causas del aumento de la presencia anglosajona en la región podría ser el planeado ataque aéreo contra Siria y, posteriormente, contra Irán.

 “Ellos [Occidente] responsabilizan a Irán por la posible carrera armamentística nuclear en la región, que es una cita de David Cameron de hace unos días. Claro que rodear a Irán es una prioridad primordial en la escala geopolítica.   

 "La cuestión es si eso va a ser una verdadera confrontación militar o si lo que vemos es una situación del tipo de la guerra fría”, dijo el experto.

 Creo que Occidente busca armar a los países del Golfo y envolverlos en la OTAN mediante un nuevo tratado o un nuevo nombre, lo que sería una organización militar mayor. Muchos críticos dicen que eso formaría un único ejército o  fuerza policial mundial". 

 La declaración de Cameron coincide con los  comentarios del jefe de Estado Mayor de Defensa del Reino Unido, el general David Richards, quien dijo la semana pasada que las fuerzas británicas tendrán misiones prolongadas en el Golfo Pérsico y formarán una alianza más estrecha con Estados amigables en la región.

 El Reino Unido cuenta con una presencia limitada en la zona, incluyendo Bahréin, Qatar y los EAU.

 Henningson opina que Occidente intenta extender la OTAN al Golfo Pérsico.

Fuente RT

Google Earth 'destapa' las instalaciones nucleares de los Estados Unidos.

 Científicos norteamericanos en cooperación con Google han publicado un mapa interactivo con todos los detalles de las instalaciones nucleares del país.

 El Sindicato de los Científicos Preocupados (Union of Concerned Scientists), que lucha por la ecología en todo el mundo, elaboró un mapa de las principales instalaciones estadounidenses involucradas en el desarrollo de armas nucleares. 

 El mapa muestra información detallada de las bases militares y del arsenal nuclear, así como de los centros científicos que se ocupan de su desarrollo y mantenimiento. Cada edificio señalado tiene una indicación que da cuenta de su disposición exacta y su funcionamiento. 

 La iniciativa fue apoyada por la compañía Google, que autorizó la publicación del mapa en Google Earth. El mapa es solo una parte de un proyecto mayor del sindicato, que tiene como objetivo la disminución del arsenal nuclear de EE.UU. 

 Los impulsores del proyecto planean seguir desarrollando el mapa. Para eso, proponen a los ciudadanos cooperar y ayudar a actualizarlo enviando más datos. 

 La información oficial no es tan secreta y ya fue publicada erróneamente en uno de los sitios web del Gobierno estadounidense. Un informe de 266 páginas fue preparado para el Organismo Internacional de Energía Atómica y remitido al Congreso en mayo de 2009 por el presidente de EE.UU., Barack Obama. En una carta adjunta el mandatario había indicado que la información no era secreta. Como resultado, los datos estuvieron disponibles durante un día en el portal gubernamental.

Fuente RT

domingo, 23 de diciembre de 2012

El combate antiimperialista del Estado-nación y del pueblo sirios es el de todos los pueblos del mundo.


Siria está desde hace décadas en estado de guerra latente con Israel y Estados Unidos.

 La actual crisis, impuesta por los dirigentes estadounidenses, alcanza, en materia de barbarie y de violación de la legalidad internacional, un nivel de cinismo raramente visto durante la larga serie de injerencias, de agresiones y guerras que esos mismos dirigentes han venido perpetrando ininterrumpidamente, fundamentalmente desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

 Esa constante violación de la legalidad internacional y de la Carta de la ONU ha llevado a los dirigentes estadounidenses a dejar de tener en cuenta, cada vez más a menudo, los procedimientos y las reglas de la diplomacia en las relaciones entre los Estados soberanos que la civilización ha ido construyendo a lo largo de siglos. Esa predilección por la ley de la selva en materia de geopolítica cuenta con la total aprobación de sus vasallos occidentales, que además también la adoptan como comportamiento. Personajes como el ex presidente francés Nicolas Sarkozy, el actual presidente francés Francois Hollande y sus respectivos ministros de Relaciones Exteriores, Alain Juppé y Laurent Fabius, se cuentan hoy entre los más sumisos de esos vasallos.

Presidente sirio
Bachar al-Assad
 Esta realidad concreta, que sigue empeorando con el paso de los años y que ningún antiimperialista puede pasar por alto, obligó a Siria a dotarse de un Estado particularmente solido, ciertamente imperfecto y no desprovisto de defectos, pero que le ha permitido mantenerse hasta hoy como el único país árabe laico verdaderamente independiente de todo el Medio Oriente, capaz de resistir al vandalismo euroatlántico, sionista y occidentalista, que asesina en colaboración con el islamismo radical más retrógrado.

 Rechazando el vasallaje y el desmantelamiento de su país, el gobierno antiimperialista de la República Árabe Siria y el pueblo, que en su mayoría, lo respalda activamente libran actualmente una encarnizada lucha en la que oponen fiera resistencia a una guerra de agresión proveniente del exterior. Planeada y preparada desde hace mucho tiempo por las diferentes administraciones estadounidenses, esta guerra está siendo implementada por una alianza en la que se asocian las fuerzas conjugadas de las barbaries occidentalista y sionista con las de los mercenarios yihadistas wahabitas, salafistas y takfiristas.

 En esta agresión, el peso específico de los colaboradores [de la agresión externa] del ejército «sirio libre» es secundario en relación con el de las bandas terroristas provenientes del extranjero. Y sólo aparecen como una fuerza adicional destinada a garantizar el color local y a servir de justificación siria a una intervención exterior.

 A pesar de la gravedad de la injerencia euroatlántica y del carácter inhumano de esta guerra de agresión financiada por los miles de millones de dólares de Qatar y de Arabia Saudita, a pesar de las traiciones remuneradas o de la ocupación parcial del territorio nacional por parte de Israel, que pretende anexar la meseta del Golán, los sirios, bajo la dirección de su legítimo gobierno, han emprendido –a pesar de todo– un difícil proceso de democratización de su sociedad, conjugado con el desarrollo de la resistencia a favor de la independencia, de la soberanía, del laicismo y del rechazo a la guerra civil interconfesional.

 Hemos sido testigos, desde hace 2 años, de un metódico trabajo de fortalecimiento de la soberanía en Siria, al contrario de lo que puede verse en Francia y en los demás países vasallos de la Eurodictadura, países en los que las oligarquías financieras están destruyendo los Estados-naciones, la democracia y la soberanía de los pueblos, imponiendo además a estos últimos una regresión social que agravan ininterrumpidamente.

 En su discurso del 30 de marzo de 2011 ante la Asamblea del Pueblo, el presidente Bachar al-Assad expresó una voluntad reformadora que desde entonces no ha dejado de poner en práctica, por etapas, a pesar de los obstáculos que la situación de guerra multiplica inevitablemente en el complejo marco del desarrollo de las libertades democráticas.

Resistencia patriótica acompañada de un proceso de reformas democráticas

 Subrayemos aquí, fundamentalmente, las siguientes etapas:

 En julio de 2011, el parlamento sirio estableció el pluralismo político y legalizó la existencia de partidos de oposición, dirigidos por personalidades que en algunos casos estuvieron anteriormente en prisión. 

 El 26 de febrero de 2011 se adoptó una nueva Constitución siria como resultado de un referendo que arrojó un 89,4% de aprobación, con un 57,4% participación de los electores a pesar de una situación caracterizada por masacres, atentados y amenazas terroristas. Esta Constitución, que pone fin a la supremacía autoritaria del partido Baas, en el poder desde hace medio siglo, fue promovida por el propio Assad, quien se ha dado claramente a la tarea de hacer evolucionar un sistema político del que él mismo tiende a separarse para favorecer la promoción de una amplia unión patriótica que permita poner fin a la guerra así como concretar y profundizar la anunciada reforma. 

 El 7 de mayo de 2012 se realizaron elecciones legislativas. La participación alcanzó el 51,36%, cifra elevada dado lo difícil del contexto. Aunque el bloque «Unidad Nacional», que apoya al presidente Bachar al-Assad, ganó esas elecciones, es importante señalar que varios miembros de la oposición democrática también resultaron electos, lo cual representa un progreso significativo que no dejará ciertamente de arrojar resultados. 

 El 23 de junio de 2012 se constituyó en Siria un nuevo gobierno, del que forman parte dos miembros de la oposición fieles a la nación: Qadri Jamil y Ali Heidar, quienes presiden el Frente Popular para el Cambio y la Liberación, creado en julio de 2011 (este movimiento, que reúne a comunistas y patriotas progresistas, participó en las elecciones legislativas del mes de mayo, actúa a favor de las reformas, condena la violencia y se opone a toda intervención o injerencia extranjera). 

 Quadri Jamil, diputado de la oposición democrática en la Asamblea del Pueblo (como participante en las elecciones del 7 de mayo), proveniente del movimiento comunista, fue nombrado viceprimer ministro a cargo de los asuntos económicos y ministro de Comercio Interior y de Protección del Consumidor, mientras que Ali Haidar fue nombrado ministro de Estado para la Reconciliación Nacional, cargo en el cual está haciendo una contribución particularmente útil a la unificación popular. 

 El 22 y el 23 de septiembre de 2012 se desarrolló en Damasco, y en presencia de embajadores presentes en ese país –como los de Rusia y China–, el congreso de una coordinación de la oposición de la que forman parte 20 partidos y cuadros políticos de la oposición.

 El presidente sirio se ha pronunciado en diferentes ocasiones por un diálogo nacional con la oposición democrática como medio de buscar una posible solución política de consenso a la crisis…

 Es esa oposición, y así hay que recalcarlo, recientemente recibida en Moscú, la que hasta ahora sigue rechazando el diálogo patriótico. Y está siendo estimulada al rechazo del debate soberano por la injerencia y las manipulaciones de los provocadores occidentales, como el ex ministro francés de Relaciones Exteriores Alain Juppé y su sucesor Laurent Fabius, quien incluso ha llamado a asesinar al jefe de Estado sirio.

 El general libanes Michel Aoun, presidente de la Corriente Patriótica Libre libanesa, declaró recientemente, y con toda razón, que Siria está «más cerca de la democracia que cualquier otro país árabe». E incluso lanzó una advertencia contra el derrocamiento del régimen de Assad, señalando que eso sería el «preludio de una guerra mundial».

Un patriota laico y reformador, 
un combatiente antiimperialista de estatura internacional

 Carismático hombre de Estado, valeroso y decidido, el presidente de la República Árabe Siria surge en el mundo de las mentes libres, de las mentes liberadas del pensamiento único, como un dirigente antiimperialista consecuente, de la estatura de los dirigentes que caracterizaron la lucha anti-colonialista del siglo 20.

 Aunque en condiciones diferentes, Bachar al-Assad está dirigiendo una lucha claramente solidaria con la que están librando Hugo Chávez y el pueblo de Venezuela, por citar sólo ese ejemplo. Los antiimperialistas que, a través del mundo, no han aceptado la demonización de Fidel Castro y de Hugo Chávez por parte de los medios de la prostituida prensa occidental tampoco deben aceptar la imagen falsa de Bachar al-Assad como un autócrata sanguinario, imagen que la guerra ideológica está tratando de imponer.

 Es evidente que Bachar al-Assad cuenta con el respaldo de la mayoría de los sirios, que se revela además como el dirigente más apto para implementar la victoria militar y política sobre los agresores imperialistas y sus colaboradores y mercenarios. Es también el más decidido a unificar el pueblo-nación agredido alrededor de una política reformadora de defensa de la soberanía y de la independencia nacionales así como del desarrollo de las libertades democráticas y el progreso.

 ¿No habría que tener en cuenta, además, que el combate que se ha impuesto a Siria, a su gobierno y a su patriótico pueblo pone objetivamente a ese Estado-nación a la vanguardia de la defensa de la causa de los pueblos del mundo?

 La Siria soberana es en realidad una estratégica posición avanzada de la lucha contra el sometimiento de las naciones y por la libertad de todos los pueblos del mundo que hoy se encuentran convertidos en vasallos, oprimidos o bajo la amenaza estadounidense de agresión y de guerra, amenaza respaldada por el bloque euroatlántico y occidentalista y sus diversos agentes.

 Si cayera la Siria antiimperialista y laica, lo cual no creemos, ello representaría una evidente derrota para Irán, Rusia y China. La Siria que resiste es un cerrojo que en cierta forma protege a esos países al retrasar la agresión ya programada. Esos tres países están hoy rodeados de numerosas bases militares y se hallan en la mira de los diversos dispositivos belicistas que controlados por los dirigentes estadounidenses que, como ya sabemos, están instalando además sistemas antimisiles con la pretensión de hacerse invulnerables.

 Siria y su pueblo vencerán, estamos convencidos de ello, ante el salvajismo estadounidense. Si a pesar de todo sucediera lo contrario, ello significaría nuestra propia derrota, la de todos los ciudadanos pacíficos del mundo, la de todos los pueblos y naciones oprimidos y en situación de vasallaje. Como han señalado el general Aoun y otros como él, ello abriría el camino a una nueva guerra mundial.

 Lo que está en juego en Siria no sólo es el derecho del pueblo de ese país sino el derecho de todos los pueblos a disponer de sí mismos.

 El futuro del Estado sirio, la elección de sus dirigentes, asuntos de la exclusiva competencia de la soberanía popular y de la independencia nacional, deben decidirse en Siria y en ningún otro lugar, ni en Washington, ni en Tel Aviv, ni en París o ninguna otra capital.

La cuestión social y la cuestión nacional son inseparables

 Los comunistas y los progresistas sirios han denunciado diversas privatizaciones y, con ellas, la invasiva influencia –durante los últimos años– del FMI y del neoliberalismo sobre la política económica de su país, así como sus secuelas antisociales, que provocaron un descontento popular naturalmente explotado por la oposición, de forma legítima o con fines demagógicos.

 La actual búsqueda, por parte del pueblo sirio, de una forma de unión alrededor de la preservación del Estado-nación laico que garantice la victoria ante la guerra de agresión puede ser la oportunidad, para los patriotas, de conjugar el interés de la Nación, la soberanía popular y el desarrollo de las libertades democráticas con una política de reconstrucción económica que incluya el progreso social.

 Esta particular situación no deja de recordarnos el heroico camino que durante la Segunda Guerra Mundial condujo en Francia a la constitución del Consejo Nacional de la Resistencia y a la elaboración de su programa.

Por Comité Valmy.

Fuente: Red Voltaire.